La Diatermia es una técnica no invasiva de tratamiento que consiste en la transferencia de corriente de alta frecuencia al interior del territorio corporal. Esta energía provoca desplazamiento de cargas iónicas en los tejidos y la fricción de estos genera un calentamiento endógeno del tejido.

El objetivo de la diatermia es provocar en los diversos tejidos un aumento de la temperatura a través del movimiento iónico, de ese modo elevamos su metabolismo, estimulando el proceso de regeneración y facilitando su respuesta frente a las más diversas patologías.

Los principales efectos fisiológicos del calor generado con diatermia son:

a) Acción vasomotora: Incrementa la vascularización y drenaje linfático.
b) Acción analgésica: Estimulación de la microcirculación favoreciendo un drenaje con la consecuente absorción de procesos inflamatorios.
c) Acción sedativa: Aumenta la respuesta de vasodilatación ayudando a la apertura de vasos sanguíneos para eliminar metabolitos, aliviar el dolor, aumentar el aporte energético y por vía sensitiva llegar a la relajación muscular.
d) Acción descontracturante. Hipertermia que provoca un aumento de la entrada de sangre, mayor oxigenación, y en consecuencia favoreciendo la regeneración de diferentes tejidos.

Por tanto, está indicada en:

•Patología inflamatoria que afecta al aparato músculo-esquelético.
•Patología reumática y osteo-degenerativas.
•Patología vascular y linfática.
•Tratamientos drenantes y anti-edematosos.
•Tratamientos analgésicos y miorelajantes.
•Recuperación tras el esfuerzo deportivo.