Movilización neuromeníngea

movilizacion_neuromeningea

La neurodinámica clínica se define como la aplicación clínica de la mecánica y la fisiología del sistema nervioso, su relación entre ellas y su integración con la función del sistema músculoesquelético (Shacklock 1995).

Los nervios discurren a través de túneles entre músculos, huesos, fascias, piel,… para  llegar a los tejidos que inervan. El paso por estos túneles puede verse afectado por la patología de los tejidos circundantes que disminuye el calibre de estas interfaces mecánicas, llegando a provocar una disfunción neural.

Mejorar la relación dinámica del tejido neural afectado con respecto a sus “envolturas mecánicas” es uno de los objetivos de la neurodinámica, mediante técnicas que relajan la musculatura, tendones, fascias…que forman los túneles y técnicas que mejoran el deslizamiento del nervio para aumentar así el riego sanguíneo y evitar señales anómalas, ayudando a disminuir el dolor. Existen también ejercicios de autotratamiento basados en este principio, que el paciente puede realizar en casa.